EL Observador

10:32 hrs. Viernes 07 de febrero de 2014 Magdalena Córdova Córdova

La bencina: el gran castigo de los veraneantes

De un tiempo a la fecha pareciera que el precio de los combustibles sube al igual que las temperaturas del verano, lo que ha quedado en evidencia especialmente para los viajeros que en estas vacaciones se han atrevido a recorrer el país en sus automóviles.

Si bien la comodidad no tiene precio, lo cierto es que cada vez se tiene que costear un valor más abultado, lo que se suma al sinfín de peajes necesarios de cubrir para transitar por las carreteras concesionadas del territorio nacional. Sin embargo, estas tienen la garantía de encontrarse en mejores condiciones y con mayores medidas de seguridad que los caminos anteriores, con un consecuente ahorro de tiempo para los viajeros de la época estival.

Son costos que se quiera o no se deben asumir si se quiere disfrutar de nuevos paisajes y conocer los hermosos rincones de nuestro país. Sin embargo, en el caso de los combustibles, llama la atención que si sólo tomamos la experiencia de la zona interior de la Región de Valparaíso pueda haber una amplia diferencia de precios.

Si comenzamos nuestro recorrido desde la comuna de Los Andes, hasta Quillota, tenemos que tomar en cuenta que por cada litro de bencina de 95 octanos, que es por lo general la preferida entre los conductores, se puede cancelar desde 829 pesos al inicio de nuestro viaje. Esto según el Sistema de Información en Línea de Precios de Combustibles de la Comisión Nacional de Energía.

Si no se llenó el estanque en esa oportunidad, la opción será recurrir a algún servicentro de la comuna vecina, San Felipe, donde podemos encontrar el mismo producto hasta en 856 pesos el litro, pagando 27 pesos más que en la estación anterior y a sólo 18 kilómetros de distancia.

Ante esta situación, si aún le queda combustible suficiente, es aconsejable que pase esta parada por alto y logre llegar hasta Hijuelas, donde a un costado de la ruta 5 Norte y sin tener que ingresar a la ciudad, podrá cargar combustible por sólo 843 pesos por litro.

Es cierto que no se trata de una diferencia abismante, pero cada peso de ahorro cuenta durante las vacaciones, así que mientras sea posible, cualquier consejo es bueno y se agradece.

Este es el escenario que se vive actualmente, pero aún no sabemos cuál será el de marzo, cuando ya todos lleguen a sus ciudades de origen y tengan que enfrentar posibles, pero previsibles alzas en los precios de la locomoción colectiva, afectando la economía familiar que queda más que escuálida después de vacaciones. A cruzar los dedos y a caminar se ha dicho entonces.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.