EL Observador

11:21 hrs. Martes 04 de febrero de 2014 Farid Chalhub Namur

Benditas vacaciones

Y llegó el verano, estación de la dicha dicen, y con él las vacaciones, mientras la canícula ardiente hace poner la ira a punto, especialmente si usted es conductor de un automóvil y le toca un "taco", lo que no es raro, porque esta es la época del año en que las autoridades de vialidad cierran las carreteras principales y abren incómodos desvíos. En esta época aumenta el flujo vehicular y también el número de peatones y conductores que se convierten en pacientes de clínicas y hospitales, eso porque conductores y peatones no fueron pacientes. Además de llevar una rueda de repuesto habría que llevar una vida de repuesto envuelta en celofán.

Feliz se conduce al destino elegido después de revisar la chequera y las tarjetas para verificar si queda saldo disponible luego de la insólita celebración de Navidad que debiera recordar el nacimiento de Jesús y no la llegada del Viejo Pascuero. Maneje con responsabilidad y no se comporte como muchos que solo lo hacen prudentemente algunos kilómetros después de presenciar un accidente o divisar un carabinero. Revise bien el auto que es nuestro medio de transporte, y también es el medio de subsistencia de mecánicos, gasolineras, autopistas, estacionamientos, etc. ¡Ah!, se me olvidan las probables multas que incrementan los fondos municipales.

Fray Luis de León en Vidas Retiradas empieza con los conocidos versos "Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido?" contenido literario con alto sentimiento de belleza y un poco de desprecio que debiera inspirar la equivocada vanidad por las cosas mundanas. Pero estamos en el año 2014 y esos versos fueron escritos siglos atrás y hoy el veraneo se ha convertido en una preocupación anual de muchas familias. Casi siempre al regreso se descubre cuán cómodo es estar en la propia casa y se sabe con certeza, cuáles son los lugares que no hay que visitar el próximo año. Para muchos las vacaciones son imperiosas en verano, pero podrían ser en cualquier época del año si de descansar se trata, pero en verano los días son largos para el amor y sus noches se hacen cortas para el placer. Descansar no es estar inactivo, hay quienes piensan que consiste en dormir, no pensar, no soñar, no sentir. No estoy de acuerdo, eso es como morir un poco.

Si sale de vacaciones páselo bomba, báñese en el mar, coma rico, (sin mariscos crudos), tómese unos buenos tragos y cuidado con los placeres muy exquisitos porque suelen pagarse caro. En una familia que sale de viaje los niños piensan en la partida, el adulto en el cómo y por qué y el viejo en el regreso. Así las cosas no todo es trabajar y hay que descansar, aunque el descanso sea la ocupación principal de muchos trabajadores. Y otros que están descansando no tienen tiempo de trabajar. Convierta sus vacaciones en algo parecido al amor: espérelas con ansias, disfrútelas con pasión y recuérdelas luego, con nostalgia.

Un hotel editó un folleto que decía más o menos así: "Nuestro hotel es conocido como el sitio de veraneo de los que prefieren la soledad y la tranquilidad. En efecto, miles de personas que buscan el descanso acuden acá desde todas partes del mundo". Tranquilos, este hotel queda en Suiza.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.