EL Observador

19:37 hrs. Viernes 29 de noviembre de 2013 Juan Carlos Cerda Ruz

Ya viene diciembre y más competencia desleal

Tradicionalmente diciembre es una buena oportunidad para el comercio establecido, sin embargo se produce un aumento considerable del comercio ilegal, lo que provoca un grave problema, no solo a los comerciantes que trabajan con todas la de la ley, sino también al país, debido a la evasión de impuestos que se genera por este tema.

El daño que esta práctica provoca a los comerciantes establecidos es muy grave ya que resulta imposible competir con gente que no paga arriendo, patente, no da boleta y no tiene permiso municipal, entre otros gastos fijos.

Sin duda las autoridades están conscientes de este tema, pero se necesita una acción más eficaz, permanente y rápida que erradique al comercio ilegal, y que se traduzca en una política y una voluntad real de fiscalización.

No solo hay que fiscalizar a los comerciantes "legales", sino también al típico carrito que vende churros, pan de pascua, empanadas, dulces, anticuchos y tantos otros productos, para que así se pueda decir con propiedad que se está velando por condiciones igualitarias de mercado que aseguren la salud de los consumidores y garanticen una competencia justa.
La forma más efectiva de combatir al comercio ilegal implica medidas estructurales, tales como penalizar la compra ilegal y educar al consumidor de acuerdo a la ley 19.495, Sernac, título ii, letra f) referida a la educación para un consumo responsable, y el deber de celebrar operaciones de consumo con el comercio establecido.

Al comprar un producto en la calle el consumidor queda absolutamente desprotegido en caso que ocurra algún problema, como por ejemplo, si el producto que compró sale malo, nadie le va a devolver su dinero, o si le cayó mal un alimento y se intoxica, no va a tener derecho a reclamo alguno, porque se adquirió en un mercado que es totalmente ilegal.

No cabe duda que los más perjudicados -y a la vez los más fiscalizados- son el comercio minorista y los pequeños empresarios que se esfuerzan para tener todas sus cosas en regla y al día, vale decir quienes se preocupan de llevar adelante una actividad empresarial con transparencia y compromiso ético para sacar adelante con mucho esfuerzo sus negocios, cumpliendo con las normativas legales vigentes.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.