EL Observador

19:51 hrs. Lunes 30 de septiembre de 2013 María Felisa Terraza

Envejecimiento y calidad de vida

Muchos autores concuerdan en que el envejecimiento es el resultado de los cambios físicos y funcionales que comienzan a ocurrir una vez que los seres humanos han sobrepasado la etapa de la reproducción. Aún cuando se enfrente de manera positiva, todos sabemos que implica una disminución de las capacidades y la posibilidad de muerte en un plazo relativamente cercano.

También cada vez hay más información respecto al envejecimiento de la población de la mayoría de los países, como resultado de las políticas de salud y los avances de la medicina.

Por tal motivo se hace imprescindible que a la par de las políticas del país respecto a su población mayor, sean los propios adultos mayores quienes la enfrenten positivamente y tomen la iniciativa del autocuidado y de la prevención de patologías asociadas a este proceso.

¿Por qué es necesario prepararse para esta etapa? Sin duda alguna principalmente para evitar, retardar o disminuir el proceso del envejecimiento tanto físico como mental. Esta preparación, tal como el entrenamiento para los deportistas nos permitirá ingresar a esta etapa con mejores y más adecuadas herramientas.

El hecho de estar entrenados, preparados para este inevitable evento además nos permitirá tener por varios años más, una óptima calidad de vida y una mejor sensación de bienestar. Este concepto, "calidad de vida" tiene varias acepciones, por una parte se refiere obviamente a enfrentar económicamente esta etapa, de manera tranquila, producto de poseer una pensión que nos permita vivir dignamente, esta condición también se refiere a que los adultos mayores deben ser reconocidos desde sus núcleos sociales más inmediatos hasta las esferas más altas, llámese gobierno o instituciones de manera que esta fase sea la prolongación de un proceso vital y no una especie de aislamiento y decadencia.

Otro factor importante para tener una buena calidad de vida es que los adultos mayores participen activamente en las comunidades en que viven, que conozcan sus derechos, que den a conocer sus necesidades de manera organizada de modo que las políticas sociales los acojan de manera desde una perspectiva cualitativa.

El Senama, en uno de sus documentos define la importancia de la participación del adulto mayor en cuanto a que la vinculación con otros individuos impacta positivamente en la salud física y mental de los mayores, indicando que el aislamiento y la soledad son los peores enemigos de una persona mayor.

Es así como les invito a informarse de cómo participar en los distintos ámbitos de su vida cotidiana en nuestras comunas y así obtener no solo una buena calidad de vida, sino también a seguir manteniendo una vida productiva, que no tiene por que cesar cuando cambian nuestras condiciones de vida.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.