EL Observador

18:28 hrs. Viernes 30 de agosto de 2013 Annabella Brüning Lalut

Propaganda electoral

"¡Qué lata, ya no se pueden tomar fotos sin que aparezca la cablería en desuso y peor aún, carteles de candidatos colgando de los postes!" Me decía un amigo fotógrafo. Pero no sólo él está molesto. Al salir a la calle nos encontramos con cientos de caras, la mayoría falsamente sonrientes, mal instaladas en lugares que la ley prohíbe, algunas a punto de caer sobre los transeúntes, otras obstaculizando la visibilidad de los conductores.

Contaminan visualmente, infringen la legislación sin ningún pudor, ponen en riesgo a las personas.

Nos preguntamos ¿qué podemos hacer quienes no somos autoridad ni personas influyentes? Según la ley N° 18.700 cualquier persona puede hacer una denuncia ante el juez de policía local de la comuna, siempre y cuando este juez sea abogado. Y la otra pregunta que solemos hacernos ¿A quién corresponde fiscalizar? Pues, a Carabineros de Chile. Son ellos los que deberían actuar principalmente cuando se infringe la ley electoral.

Sería deseable que cada municipalidad fijara la cantidad máxima de letreros o "palomas" que los candidatos puedan exhibir en la comuna, multando a los que no cumplen. Que por cada propaganda visual, se les cobre de inmediato el costo por el retiro de la misma, ya que deben ser contados con los dedos de la mano aquellos que retiran su basura. Que cada municipalidad disponga de varios lugares en que se exhiba en igualdad de condiciones el nombre, la foto y un texto mínimo de los candidatos. Y que conste que solamente nos estamos refiriendo a letreros, carteles y palomas.

Para que nos quede claro qué tipo de propaganda electoral se encuentra prohibida: aquella realizada con pintura, carteles y afiches adheridos en los muros exteriores y cierros, sean éstos públicos o privados, sin autorización del propietario, poseedor o mero tenedor; aquella en los componentes y equipamiento urbanos, tales como calzadas, aceras, puentes, parques, postes, fuentes, estatuas, jardineras, escaños, semáforos y quioscos; la que se realice mediante elementos que cuelguen sobre la calzada o que se adhieran de cualquier modo al tendido eléctrico, telefónico, de televisión u otros de similar naturaleza.

Ahora asumamos que tenemos derecho a exigir el cumplimiento de esta ley, denunciemos o instemos a quienes deben fiscalizar para que cumplan su cometido. Nadie quiere ver su comuna llena de propaganda, los electores no necesitamos que saturen de caras sonrientes cada cinco pasos como a estudiantes que hacían escribir 100 veces "debo sentarme bien".

Candidatos y jefes de campañas corten el leseo por favor.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.