EL Observador

18:24 hrs. Martes 06 de agosto de 2013 Sandra Rojas Cáceres

Aun tenemos patria ciudadanos

Estoy por creer que somos realmente democráticos; el domingo pude presenciar en Quillota una verdadera muestra cívica, que pensé ya extinta, en un país que se ha vuelto más bien individualista y preso de la cajita idiota.

Vi gente joven, adultos mayores, familias enteras que concurrieron a votar por uno de los dos candidatos presentados por el bloque de los socialistas y radicales; a los primeros los creía al borde de la jubilación y a los segundos, más bien, cerca de los masones o ejerciendo como "bomberos chicos buenos".

Me alegra, me gustan (piense en un emoticón) estos ejercicios democráticos; la cultura cívica ya demostrada en las últimas primarias volvió a aparecer este domingo, se demoró, pero salió. Pese a esto hay algo que no me gusta: la cantidad de burócratas que aparecen robando cámara en estos actos cívicos, personas que le hacen muy mal a la democracia, personajes que no saben más que moverse como operadores políticos a la cola de un candidato, o peor aún, siendo candidatos; gente que no ama más que a su ego, esos que hacen del ejercicio de la política una mala práctica con tintes de corrupción, que alejan de la participación a los ciudadanos que han incorporado la incredulidad en su ADN frente a esta denominada clase política.

Quién responde a esta serie de preguntas: ¿De dónde sale el agua que riega ciertos campos?, ¿por qué se aprueban leyes que favorecen negocios personales o familiares?, ¿por qué se tardan tanto en cambiar esta anacrónica y mal hecha Constitución?; ¿por qué aún se detienen a defender un sueldo mínimo con el cual ninguno de los honorables viviría?

En este distrito es hora a ver quién defiende y representa más el sentir de la ciudadanía. Aún no conozco muy bien la plantilla parlamentaria, pero la duda es: ¿seguiremos con personajes salidos de la farándula que de locales nada tienen, que desconocen las necesidades y demandas de la gente que ha vivido desde siempre en la circunscripción que pretenden representar?

Esperemos que los ganadores de este domingo tengan algo que entregar en su carrera política, de tal forma que permita a los ciudadanos decidir si vale la pena levantarse el domingo 17 de noviembre, para ir a ejercer su derecho a voto; y asumir que a través de este acto democrático es posible hacer algo por el país y su gente. Por ahora lo único que tengo claro es que, para seguir haciendo uso de este espacio democrático es precisa una Asamblea Constituyente ya.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.